DARDO Instituto do Deseño e das Artes Contemporáneas

Miguel Vieira Baptista. O Pássaro e o Elefante


DIDAC. Santiago de Compostela


Artistas:

Miguel Vieira Baptista

12 septiembre, 2017 a 27 octubre, 2017

Si algo seduce en el trabajo de Miguel Vieira Baptista es su manera de diseñar en voz baja. Algo así como si tratase de adelgazar el diseño, de quitarle materia para ganar en silencio y contención. Opera así como un escultor, añadiendo capas o construyendo al eliminarlas, convocando el misterio desde lo frágil, asumiendo secuencias sencillas y lo que queda entre ellas, sus vacíos, algo que resulta patente en su manera de plantear las exposiciones. Entiendo que se acerca a la esencialidad de Morandi, procurando su levedad, su cadencia, su manera armónica de repetir silenciosamente una forma, algo que sobre todo está latente en sus muebles. Así, algunos de ellos revelan las posibilidades del color con singular delicadeza, hasta conjugarse como enigmáticas naturalezas muertas.

Miguel Vieira Baptista es un diseñador que además de la función trabaja su cualidad estética, la forma bella. Con humor mesurado, afina cada detalle trabajando obsesivamente una forma que no acaba siendo muy distinta de lo que fue su propio dibujo germinal, la acción primera de proyectar e imaginar ese objeto. Porque los detalles, sutiles y oportunos, nunca distraen al observador, porque se enfocan y convergen en el objeto como un todo. Son inocentes, pero vigorosos. Es el detalle y la colocación de ese objeto, su ubicación en el lugar, lo que consigue atraer y abismar hacia lo abstracto nuestra mirada, para transformar lo cotidiano en algo poético y subversivo. Como aquella premisa de Perec que definía como infraordinario y que consistía en cuestionar lo que parece que ha dejado de asombrarnos para siempre. Una mesa. Una silla. Un bol. Un armario. Una luz.

Transponer la escala convertir lo pequeño en grande o lo grande en pequeño, es una manera efectiva de pervertir nuestra contemplación de lo cotidiano. Porque una de las primeras preguntas que nos podemos hacer ante esta nueva serie de Miguel Vieira Baptista es si se trata de una maqueta encima de su producto final o es el modelo lo que se crea a posteriori. En otras palabras, si aquí llegó antes el huevo que la gallina. Es como si su autor quisiese introducirnos en el propio proceso de creación de un objeto y sus vicisitudes. Porque una de las aportaciones más oportunas al diseño contemporáneo de la serie O PÁSSARO E O ELEFANTE, es cómo las piezas que la componen consiguen reflexionar de una manera rigurosa sobre el proceso de diseñar teniendo al mismo tiempo su base en el humor, abreviado y temperado, pero humor en definitiva. Algo así como un gag, capaz de coquetear con lo absurdo de lo cotidiano -mesas sobre mesas, taburetes sobre taburetes, etc-, para convocar lo extraño desde lo familiar. Como si se tratase de ahorrar en el lenguaje -la palabra "gag" guarda relación con la acción de amordazar, de poner algo en la boca que impida hablar-, susurrando, con la sutileza de quien está más preocupado con el hecho de temperar las proporciones que de hablar en voz alta, como si tratase de afinar un piano.

Pienso en aquello que Theodor Lipps aseveraba sobre la brevedad del chiste: “dice lo que ha de decir, no siempre en pocas palabras, pero sí en menos de las necesarias”. Menos es más. Silencio, claridad. De ahí que el trabajo de Miguel Vieira Baptista sea artesanal, desde el dibujo que proyecta al objeto final. Es su manera de provocar, como cuando dibuja en las esquinas o en los pliegues de la arquitectura. El desafío se busca desde el gesto sencillo, desde la más leve desviación de la norma, lo que genera una fisura en la percepción que nos invita a pensar, a ir un poco más allá. Porque el mundo está repleto de detalles que no conseguimos aprehender y de ahí que estos nos toquen, porque alteran lo asumido. Miguel Vieira Baptista ha confesado que cuando era pequeño jugaba a transformar el espacio de su casa; sus padres salían y cuando volvían encontraban todo diferente. Eso explica el estado tensión, de vibración de sus objetos, muchas veces en equilibrio, entre el sosiego y la declinación. Sentimiento y razón. Imaginación y memoria. Todo referencia a algo, pero cada nueva historia, cada vez que un pájaro se posa sobre un elefante, la escena se transforma radicalmente, aunque ambos continúen hablando un mismo lenguaje.

De ahí que el dibujo funciona en muchos casos como archivador de memorias. En O PÁSSARO E O ELEFANTE es una idea latente desde el 2005 la que se rescata para generar una nueva serie, seguramente la más concentrada, en tanto que todos los objetos responden a una misma idea. Son piezas de autor, con una tirada de cinco ejemplares, que funcionan como prototipos y se presentan por primera vez y de manera exclusiva en DIDAC. Porque para Miguel Vieira Baptista la razón es algo previo que ha permitido convertir estos objetos en algo excitante para la mirada. Pero es una relación vicaria, la de lo intelectual con lo emocional, la del pensamiento estructurado y la tensión final, lo que realmente importa. De ahí que entre sus afinidades electivas encontremos a Jasper Morrison y Dieter Rams, la cultura anglosajona, la germánica o la japonesa, o Nathalie du Pasquier, porque no se trata de nombres ni de corrientes, sino de temperaturas.

 

Miguel Vieira Baptista (Lisboa, 1968) es actualmente uno de los nombres más reconocidos en el panorama del diseño portugués. Tras estudiar en la Universidad IADE de Lisboa, se graduó en Diseño de Producto por la Glasgow School of Art en 1993. Desde 2000 combinó su actividad principal como diseñador de productos para marcas como Asplund, Authentics, Kvadrat, Materia o Vista Alegre con numerosas exposiciones y el diseño de interiores para clientes como Fundación EDP, Experimentadesign, ModaLisboa-Semana de la Moda de Lisboa o Renova. Desde 2003, Miguel Vieira Baptista comenzó a producir y exponer periódicamente piezas de edición limitada para galerías como Loja da Atalaia, Cristina Guerra, Marz, Appleton Square, Gabinete y ahora para la Fundación DIDAC. También fue comisario de exposiciones como la "Dieter Rams Haus" presentada en 2001 en el Centro Cultural de Belém. Como profesor, imparte el curso de Diseño Industrial en ESAD-CR en Caldas da Rainha desde el año 2000. Sus piezas forman parte de importantes colecciones privadas y públicas como el Museo de Diseño y Moda, MUDE Lisboa, Colección Francisco Capelo. En 2013 fue galardonado con el Audi Mentor Prize por A & W en Colonia por recomendación de los hermanos Ronan y Erwan Bouroullec.

Texto David Barro